Centros De Enseñanza En Espartinas

Tras casi un mes de parón por temas laborales volvemos a la carga para continuar escribiendo sobre nuestro viaje a Canadá, del que ya queda poquito. La primera impresión que tuve sobre la Ciudad de Quebec es que me recordó a una de esas villas navideñas que venden en Costco donde todo es perfecto: la ciudad toda europea y perfectamente nevada, gente patinando perfectamente bien en la pista de hielo del centro, las personas todas felices paseando con sus botas de nieve y sus gorritos…en fin, tal cual como una villa navideña de Costco pero a escala actual. Y la neta me encantó porque ¿cuándo vas a ver algo así en México? Por lo menos los chilangos a lo que más aspiramos es a ver nieve en el Nevado de Toluca en el Ajusco, cuando mucho.

El gasto de alquiler está basado en los precios promedio en la ciudad de Montreal. Posiblemente sea un poco más barato en las afueras, pero en este caso aumentarán los gastos por transporte público. En otras ciudades, excepto en la ciudad de Quebec, puede ser bastante más barato.

Uno de los mejores tips que puedo darles para viajar a Quebec Metropolis y sus alrededores es llevarse un pantalón con resorte…créanme, lo van a necesitar para regresar de su viaje. Y es que aquí se come delicioso y se bebe aún mejor. Ahora, ¿eso qué ventaja tiene para las que nos gusta viajar solas? Pues que como no estás con el galán, ni la familia, ni nadie, puedes darte vuelo probando toda la rica gastronomía quebecoa sin que te de pena tengas que hacerte de la boca chiquita delante de alguien.

Estas tres escapadas puedes hacerlas por tu cuenta en tour y valen mucho la pena porque aquí es donde te das cuenta que la Ciudad de Quebec tiene mucho más que ofrecer que sólo el centro y lo que rodea su muralla. ¿Y por qué hacerlo sola? Porque rodeada de paisajes tan bellos, es imposible no reflexionar sobre uno mismo. Como dicen, a veces es necesario perderte para volver a encontrarte.

Quebec fue el corazón de la llamada Nueva Francia y siguió siendo el gran bastión francófono de Canadá, aun después de haber pasado a estar bajo dominio británico a mediados del siglo XVIII. Nada pudo eliminar aquella influencia francesa con el tiempo, incluso el hecho de que la ciudad fuera capital de Canadá por unos años a mediados del siglo XIX, durante los años de indecisión anteriores a que la capitalidad se estableciera definitivamente en Ottawa, en la frontera entre Ontario y Quebec.

Para acceder al Vieux Quebec tenemos una serie de calles cortas, pero muy empinadas que suben desde la zona de la Ciudad Baja y el Puerto, aunque si queremos acortar camino llegar de una forma más pintoresca podemos tomar las escaleras de Casse-Cou (literalmente, en español, Rompecuellos”) el pequeño funicular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *