10 Razones Para Viajar Sola A Quebec Metropolis

La ciudad de Quebec, capital de la provincia francófona canadiense del mismo nombre, es la imagen por excelencia de la colonización francesa en Canadá y conserva en su centro histórico la esencia y la arquitectura colonial europea. Siendo la provincia más grande de Canadá y la segunda más poblada después de Ontario, Quebec alberga en su territorio a casi un cuarto de la población canadiense (7’598,100 habitantes de un complete de 32’four hundred,000), de la cual, un 90% son de origen francés, quienes mantienen su cultura e idioma, pero desarrollando una identidad propia. Es esta provincia la única de Canadá en no tener al inglés como idioma oficial. Por otra parte, habitan en Quebec casi 600,000 anglófonos, descendientes de británicos y que cuentan con la facultad de educar a sus hijos desde los estudios más básicos hasta los superiores en instituciones de lengua inglesa. La mayor parte de éstos habitan en Montreal; la ciudad más poblada y rica de la región (de hecho, en Montreal existen cuatro universidades, de las cuales dos son en lengua inglesa y otras tantas en lengua francesa).

Es el barrio tradicional de Quebec, la antigua ciudadela amurallada, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Emplazado al sur de la colina de Quebec, es uno de los lugares más visitados, no sólo de la ciudad, también de toda la región.

Está formado por dos zonas, la Ciudad Alta y la Ciudad Baja, y es justamente aquí el lugar en el que encontraremos edificios tan destacados como la Puerta de San Juan y San Luis, el hermoso Castillo de Frontenac, el Seminario de Quebec, el Edificio Price, el Ayuntamiento de la Ciudad un sinfín de parques como el de la Artillería, el de Montmorency, el del Ayuntamiento el de los Gobernadores.

Pero viendo más allá del frío, el invierno en Quebec también te da la oportunidad de vivir experiencias únicas, como por ejemplo el visitar el Lodge de Hielo hacer actividades que nunca imaginaste, por ejemplo realizar snowshoeing, esquiar tomar un trineo de perros. Todas estas experiencias, al parecernos tan ajenas y exóticas, realmente te pueden cambiar la vida.

Curiosamente, el lodge no es -ni de lejos- de los edificios más antiguos de la ciudad (es de finales del siglo XIX), pero está situado frente a la parte más visible de la colina desde la orilla del río Saint Laurent, lo que ha hecho que su estampa sea onmipresente en la vista desde el río, que es la escena más pintoresca que ver en Quebec. Frente al lodge tenemos el paseo de la Terrasse Dufferin, desde el que tenemos muy buenas vistas de la ciudad baja y las dos orillas del río Saint Laurent.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *